Aprendiendo a hacer Coaching – Lucas Montaner

Este pasado sábado, día 19, a las 6 de la tarde, en el salón del colegio fue la presentación de un libro escrito por un antiguo alumno, Lucas Montaner Abasolo, con el título “Aprendiendo a hacer Coaching”. La asistencia de antiguos compañeros y familiares fue considerable, tanto es así que, al final de la presentación, el autor estuvo más de hora y media dedicando y firmando ejemplares, presentados por la Librería París, de Zaragoza.

Javier Jiménez presentó al autor, su antiguo alumno, ponderando su bonhomía, sus progresos en lo académico y en lo deportivo, siendo uno de los ejes de los varios equipos que entrenó Javier, pese a ser, en tiempos, de mediana estatura.

Lucas contó, a continuación, cómo se sentía un poco avergonzado al presentarse como escritor, recordando las muchas veces que, siendo alumno, seguía las clases de lengua desde el pasillo, por ejercitarla a destiempo. ¿Qué dirían sus profesores…? ¿Lucas escritor? Pero una vez que la persona entra en razón saca lo mejor que hay en ella. Es su caso con el coaching, ahí estaba él para probarlo: Licenciado en Educación Física, con Máster en Gestión y Dirección de Campos de Golf, ahora ejerciendo como tal en la Federación canaria de Golf.

Nos habló de la difícil gestación del libro, en colaboración de un experto en Coaching, Alfonso Mª Bermúdez. Él, Lucas, es el autor de la mayor parte del libro a la vez que el protagonista del proceso de superación, que propone y pretende el coaching, aplicándose a sí mismo las herramientas descritas en el libro. Aconsejó a los que compraran su libro leerlo con calma y releerlo todas las veces que fuera necesario, para alcanzar así lo que se quiere conseguir: superarse, mejorar en cualquier campo de la vida, sea familiar, profesional o personal.

Terminó su exposición agradeciendo al colegio el haberle permitido presentar su libro a sus compañeros y amigos, y también por haberle ayudado y enseñado a crecer superándose en todo. Gracias también a ti, Lucas, por haber elegido tu colegio Romareda, donde creciste, aprendiste a ser una excelente persona durante quince años.