VIII Día misionero: Solidaridad, familia y orgullo

Solidaridad, familia y orgullo son los tres sentimientos que todas las personas que ayer, 22 de marzo, colaboraron o disfrutado de alguna forma del VIII Día misionero se llevaron a su casa.

Solidaridad por todo el dinero recaudado para una causa tan bonita como es ayudar al Centro de Esperanza de Pauiní.

Familia, porque el ambiente en el que todo transcurrió así nos hizo sentir, alumnos, padres , profesores, exalumnos, scouts, coral… y todas las personas que formamos parte del Romareda juntos, disfrutando y compartiendo momentos muy entrañables.

Y orgullo de sentirnos parte de un grupo de personas comprometidas qué ponen todo su entusiasmo y entrega para aportar ideas, regalos, tiempo y dedicación para que la jornada sea todo un éxito a cambio de nada.

Sin duda la jornada misionera es una de las fechas más bonitas para todas las personas que nos sentimos parte del colegio.

Es de agradecer al Departamento de Pastoral, a Arantxa y Chema su implicación y el trabajo extra que supone su preparación, pero sin duda merece la pena si lo que se consigue es generar sentimientos tan bonitos en todos nosotros.